LA PROCRASTINACIÓN

Definimos la procrastinación como “la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse”. Sin duda una práctica muy habitual en el ser humano, que posterga aquellas situaciones que suponen un esfuerzo considerable no exento también de cierto sufrimiento.

Y sin duda, abordar la preparación de unas oposiciones no deja de ser un escenario que genera mucha ansiedad a prácticamente todos los aspirantes. Y en el caso de las oposiciones a los cuerpos docentes de los conservatorios de música, se añaden otros factores que incrementan todavía más esta ansiedad.

Analicemos brevemente estas circunstancias. Lo primero de todo, es necesario un trabajo y esfuerzo considerable si se quiere obtener una preparación adecuada que en el mejor de los casos supera el año de tiempo. Debemos mantener una excelencia en la prueba de interpretación, curiosamente esta circunstancia no genera tanta ansiedad, pues lo llevamos trabajando desde edades muy tempranas. Pero hay que preparar y aprender un temario que se acerca o supera los 30 temas, refrescar el análisis musical, preparar una programación didáctica y aprender a exponerla ante el tribunal. Como se puede observar muchos frentes que atender al mismo tiempo. Y como las pruebas son eliminatorias, nada puede dejarse al azar.

La preparación de la prueba pedagógica que incluye la defensa y exposición de la Programación Didáctica y una Unidad Didáctica genera mucha inseguridad a los aspirantes,
fundamentalmente por dos motivos, a) existe bastante desconocimiento de las llamadas técnicas de programación por los titulados superiores de música en la especialidad de
Interpretación (la mayoría) y b) al tratarse de pruebas orales, deben dominarse técnicas de expresión oral para defender con éxito ante un tribunal estos documentos.Casi nada.
Añadamos a estas circunstancias, las comunes a todos los procedimientos selectivos: ansiedad escénica ante cualquier examen, conciliar la preparación de estos procedimientos con la vida laboral y familiar (que no es poco), etc. Lógicas son las ganas de salir corriendo. Pero bien mirado, hay mucho que ganar. Conseguir finalmente una plaza de funcionario para toda la vida o bien acceder a una bolsa de trabajo que permita obtener una plaza en interinidad compensa estos esfuerzos sobradamente. La docencia es, sin duda, la mejor opción profesional actual tanto cuantitativa como cualitativamente.

En el Instituto Gabou, conocemos perfectamente todas estas circunstancias. Nuestro equipo docente sabe muy bien cómo entrenar y animar a cada aspirante y también enseñar las técnicas necesarias. Combinamos esta formación con los contenidos habituales para la preparación de estos procedimientos selectivos.

Primer consejo, HAY QUE EMPEZAR YA!!!. Superemos la procrastinación y no retrasemos más una buena preparación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.